miércoles, 23 de mayo de 2012

INTRODUCCIÓN
En el amplio panorama de las tribus aborígenes suramericanas, reviste una importancia especial la ETNIA BORA, integrada por aproximadamente 700 personas, divididas en linajes patrilineales y exogámicos, residentes en una o más malocas.

UBICACIÓN GEOGRÁFICA
La etnia Bora, se encuentra ubicada en el río Ampiyacú (Perú), en el río Putumayo (departamento del Amazonas) y en el bajo Igará - Paraná. Se encuentran también en el bajo Caquetá junto a los miraña.
DEPARTAMENTO PROVINCIA DISTRITO
Loreto Mariscal Ramón Castilla Pebas
Loreto Mayas Putumayo

HISTORIA
Esta amplia zona, poblada por indígenas Bora, se ha transformado constantemente, a partir del siglo XVI, cuando llegaron a la región españoles y portugueses. Los factores que han influido en este proceso de transformación, tienen relación con la explotación de caucho iniciada a finales del siglo XIX, el conflicto Colombo-Peruano, la presencia de puestos militares, la instalación de la Colonia Penal de Araracuara y la explotación de recursos naturales.
Estos hechos han influido en las comunidades indígenas, definiendo la estructuración actual de la población y de su territorio. En particular, los Bora del Iguará – Paraná, se establecieron allí en la década de los cincuenta, atraídos por los servicios prestados por los misioneros y por el auge extractivo del juansoco.

POBLACIÓN
El número de habitantes está por el orden de las 701 personas, divididas en linajes patrilineales y exogámicos que habitan en una o más malokas. Historiadores indican que existieron entre 15000 y 20000 Bora en el sureste de Colombia, pero debido a las enfermedades y a los abusos de los patrones del caucho (la fiebre del caucho 1886), la población disminuyo mucho.
Algunos datos demográficos, acorde con la población censada, son los siguientes:
Total hombres: 90
Total mujeres: 181
Número total de indígenas: 371
Índice de masculinidad: 105,0
Numero de comunidades: 3

EDUCACIÓN
Analfabetismo: 19% de la población de 5 años. La Educación Primaria es el nivel más alto de educación: 63% de dicha población. Solamente el 17% de la población ha realizado estudios secundarios. El acceso a la Educación Superior no universitaria ha favorecido únicamente al 4% de la población. Cinco docentes indígenas cubren la educación secundaria, éstos son mestizos.

SALUD
Algunos datos estadísticos sobre el tema: Médicos/enfermeras: 0
Servicios sanitarios: 0 
Promotores en salud: 3
Centros de salud: 0
Posta médica: 0
Posta sanitaria: 0



ECONOMÍA
La economía de los Bora depende de la horticultura de roza o quema, la caza y la pesca. El cultivo principal lo constituye la yuca amarga, seguido de los cacahuates, banano, plátano, y algunas frutas como el chontaduro, milpero y coco. En los últimos años, se han visto obligados a producir hoja de coca dentro del sistema de habilitación implementado por algunos comerciantes.
La venta de madera y de artesanías, como hamacas y jigras, es la fuente de dinero en efectivo.
TRADICIONES
Tradicionalmente, sus creencias se basan en el mundo de los espíritus. Hacían ceremonias de danzas para apaciguar a los espíritus; si no los apaciguaban, podían causar enfermedades y peleas entre la gente.
El folklor Bora dice que, el dios maligno del trueno utilizó el rayo para partir arboles de arriba abajo y plantó la vida de un nuevo animal en el suelo; de esta manera, según sus creencias, se crearon los animales salvajes y peligrosos de la selva. Se creía que muchos animales, especialmente el jaguar, eran dioses menores; por eso, no los mataban ni comían su carne. Pero ahora algunos matan y comen la carne de jaguar. Tampoco se comía carne de venado, pero ahora no es así.
Los Bora practican tradicionalmente el ritual del nacimiento, en el cual se prescriben prohibiciones alimenticias (las mujeres embarazadas no comen carne de animales grandes, especialmente la del tapir, para evitar que el niño crezca demasiado y no pueda nacer). El padre simula el rol de la mujer y permanece en reposo durante varios días después del parto; esta costumbre de los Bora se conoce como la cavada.
Como resultado de las condiciones históricas de la región, que han determinado múltiples adaptaciones culturales, existen pocos chamanes en la actualidad.

VIVIENDA
Este grupo indígena habita en malocas, de forma octagonal, dispersas en el territorio. Estas casas comunales funcionaban como vivienda de varias familias nucleares, unidas por lazos de parentesco y, así mismo, eran también utilizadas como espacios rituales para representar su microcosmos.

Actualmente, los asentamientos, en algunos casos multiétnicos, agrupan segmentos de clanes distribuidos, en su mayoría, en poblaciones nucleadas. La maloca cumple la función de sitio ceremonial, en ella reside tan solo un Capitán con su familia; a su alrededor se constituyen viviendas individuales.

Su jerarquía social se expresa en la distribución especial en la maloca, encomendada al hijo mayor.


ROL DE LAS MUJERES, HOMBRES Y NIÑOS
La tala y la cacería es un rol del hombre. Las mujeres se encargan de la siembra y de la cosecha de los productos, con excepción de la coca, el tabaco y otras plantas psicotrópicas. Los niños, de ambos sexos, se encargan de recolectar las frutas.



REPRUDUCCION SEXUAL
Las mujeres comienzan su edad reproductiva entre los 15 a 19 años de edad, la concluyen entre los 45 y 49 años. Cada mujer tiene entre 3 a 6 hijos.

ORGANIZACIÓN SOCIO-POLÍTICA
El grupo está dividido en clanes patrilineales y exógamos. De acuerdo a esto, los Bora prohíben el matrimonio entre hermanos y buscan, preferiblemente, aliarse con mujeres miraña. Su descendencia clásica es patrilineal y su residencia patrilocal. Los clanes Bora que han predominado desde el siglo XIX han sido los Zogui- Zogui, Guacamayo Rojo y Canangucho.
Políticamente, desde las primeras décadas del siglo XX, el Capitán es la figura en la que recae la autoridad. A partir de la Constitución de 1991, se han adoptado los Cabildos, conformados por una familia extensa y por uno o varios capitanes, de acuerdo a las condiciones de la comunidad.